García Serradilla y Marín Lorente regresan a España

CAMPEONATO DEL MUNDO DE DINAMARCA
16/12/2015 - 10:59
Ignacio García Serradilla y Andreu Marín Lorente, colegiados españoles que estaban participando en el Campeonato del Mundo de Dinamarca femenino, se han visto obligados a decir adiós al torneo antes de lo deseado. Una infección en las amígdalas, de la que ya se recupera satisfactoriamente, obliga a Andreu Marín a guardar reposo y a decir adiós al Mundial.

Los españoles, que ya habían pitado cuatro duelos de la fase grupos, fueron los elegidos para pitar el partido de octavos de final que midió a la vigente campeona del mundo, Brasil, y Rumanía. Después del partido, Andreu comenzó a sentirse indispuesto y,  tras una noche con muchas molestias, al día siguiente acudió al doctor junto a su compañero y fue derivado directamente al hospital. Allí se le diagnosticó un absceso periamigdalino y los médicos decidieron hacer una pequeña intervención quirúrgica para evitar posibles riesgos. Tras la intervención, y recibida medicación, la mejoría fue casi inmediata.

Aunque no quedó ingresado, los médicos no dieron el ok para que Andreu volviera a la actividad deportiva y aconsejaron, si seguía la mejoría,  al menos reposo de 3 a 5 días para la vuelta, tiempo insuficiente para poder participar en los últimos partidos del torneo.

Sin tener la certeza de que en la evolución no se fueran a presentar problemas, y primando siempre la salud, los dirigentes arbitrales y los colegiados españoles decidieron poner punto final a su estancia en tierras danesas y al mediodía de hoy miércoles llegarán a España.

Pese a tener que poner punto final al Mundial antes de lo esperado, Andreu se muestra muy satisfecho por las cinco actuaciones que han realizado en Dinamarca, en las que de nuevo han vuelto a dejar patente el gran nivel del arbitraje español y su categoría como una de las parejas más reconocidas a nivel internacional.

Con las #Guerreras sin posibilidad de jugar la final, ambos podían haber sido firmes candidatos a dirigir ese último partido, aunque como reconoce el propio Andreu, el hecho de que ya fueran los elegidos para dirigir la gran final en el último Mundial disputado en Serbia reducía esa posibilidad, pero no la de arbitrar alguno de los duelos de semifinales. Pero la salud es lo primero, lo importante es que todo ha quedado en un susto y, a buen seguro, llegarán muchas más oportunidades para seguir disfrutando de estos dos brillantes colegiados en grandes torneos internacionales.