Hungría sorprende a España en su debut continental

La selección española no podía superar en su primer partido del Campeonato de Europa de Croacia 2018 a la selección húngara, liderada por Bence Balint y el guardameta Kristof Györi; mañana (20:30 h.), segundo compromiso ante Rusia
09/08/2018 - 23:45

Derrota de España ante Hungría (19:22; 10:12 en el descanso) en el encuentro disputado en el Varazdin Arena, correspondiente a la jornada 1 del grupo C del Campeonato de Europa de Croacia 2018 en categoría juvenil masculina, que arrancaba hoy en territorio balcánico.

Los Hispanos Juveniles inician así su camino en la cita continental con un tropiezo, que obliga a partir de ahora a los pupilos de Alberto Suárez a no fallar más si quieren estar en la lucha por las medallas. Los dos próximos encuentros de la primera fase se antojan claves para comprobar si España logra entrar en la Main Round y si, en caso de obtener esa clasificación, lo hace con puntos, aspecto capital a la hora de adquirir ventaja de cara a unas hipotéticas semifinales.

Todo esto, sin embargo, son elucubraciones que poco importan si la selección española consigue remontar el vuelo y vencer mañana (20:30 h.) a Rusia en su segundo compromiso en el Campeonato de Europa. Los rusos también perdían esta tarde ante Alemania (21:20), por lo que este duelo se afronta por ambos combinados como una final para seguir con opciones de pasar a la Main Round.

En cuanto al encuentro, Hungría avisaba desde el inicio y mostraba las cartas que iba a utilizar durante los 60 minutos: defensa 6:0 muy dura y compacta, y un ataque basado en la potencia y el lanzamiento exterior de sus laterales. Ya reconocía Alberto Suárez en la previa de la dificultad de este choque, y su análisis se asimilaba en gran parte a lo que después se vería sobre la pista del Varazdin Arena. El combinado magiar se adelantaba con un parcial de 0:2, pero rápidamente España, liderada por Eduardo Calle y David Roca, daba la vuelta al marcador y tomaba la iniciativa. Poco duraría la alegría en el banquillo español ya que, con el 4:5, los húngaros ya no volverían a verse por detrás en el partido.

El seleccionador nacional español se veía obligado a pedir dos tiempos muertos en menos de 10 minutos, porque las sensaciones no eran las mejores para los Hispanos Juveniles, incómodos en ataque posicional y con problemas en la retaguardia ante los lanzamientos de Bence Balint, máximo artillero del encuentro con 8 goles. De esta forma, Hungría cobraba una máxima diferencia de 4 goles (6:10), un momento complicado para una España que, a base de trabajo y sacrificio, lograba recortar a 2 la renta al descanso (10:12).

Pronto se esfumaría todo lo obtenido en los últimos compases del primer acto: Hungría, con un parcial inicial de 0:3, rompía definitivamente el choque, no en cuanto al resultado (10:15), sino a nivel anímico, volviendo a dejar a los Hispanos Juveniles con la miel en los labios. La segunda mitad quedaba protagonizada por los dos guardametas, Roberto Rodríguez Kristof Györi, que frenaban de forma casi constante las tentativas rivales. Sin embargo, esto continuaba beneficiando al combinado magiar, que mantenía la renta con el paso de los minutos y dificultaba así el intento de remontada español.

Ni la entrada en pista de un inspirado Domingo Jesús Luis ni las variantes tácticas defensivas surtían efecto a la selección española, que entraba en los últimos instantes de partido con la derrota prácticamente asegurada. Al final, los húngaros se llevaban los dos primeros puntos del campeonato por una diferencia de tres goles (19:22), en un choque muy trabado, con errores y con alta actividad en las retaguardias.

Fotografía: Jozo Čabraja​