Mikel Martínez, el tercer mosquetero de Zumaia

Ídolo de Zumaia junto a Kauldi Odriozola y Ander Torriko, el tercer componente del tridente juvenil del Pulpo Eskubaloia es hoy en día un referente ofensivo del Amenabar ZKE, con el que busca la permanencia en la categoría de Plata
15/02/2018 - 18:00

Superado el ecuador de la competición en la División de Honor Plata Masculina, su sección 'Hablando en Plata' también lo hace, en su empeño por dar a conocer a los 16 equipos que conforman la categoría de plata del balonmano español. En esta ocasión, viajamos hasta una localidad guipuzcoana, famosa por su playa, el surf, Karlos Arguiñano y, cómo no, el balonmano. Hablamos de Zarautz, donde vamos a conocer al Amenabar ZKE en la figura de un jugador criado a pocos kilómetros de allí.

El conjunto zarauztarra fichaba en el verano de 2015 a dos de las perlas del balonmano vasco, recién aterrizadas de Rusia tras disputar el Campeonato del Mundo en categoría juvenil con la selección española, donde se quedaron a las puertas de las medallas. Ander Torriko después volaría hasta Benidorm para jugar en la Liga Loterías ASOBAL, mientras que Mikel Martínez continúa a día de hoy en el Amenabar ZKE. Pero la historia comienza años atrás, en un pueblo de apenas 10.000 habitantes: Zumaia.

"La relación con Kauldi y Ander siempre ha sido espectacular"

LOS 'TRES MOSQUETEROS' DE ZUMAIA
Zumaia es un pueblo costero de la provincia de Guipúzcoa, situado a tan solo 35 kilómetros de la capital, San Sebastián. De tradición marinera, en dicha localidad se criaron tres chavales, tres amigos, que pocos años después saborearían las mieles del éxito: Kauldi OdriozolaAnder Torriko y Mikel Martínez. Como bien explica nuestro protagonista, "la relación con Kauldi y Ander siempre ha sido espectacular, empezamos a jugar en un parque a balonmano con el padre de Ander a los 8 años; no había competición aún, pero los tres siempre sácabamos hueco para bajar a jugar".

El vínculo entre los tres no solo se limita a la propia amistad: Kauldi Odriozola y Mikel Martínez son primos, comparten el segundo apellido, Yeregui. "Ander es como de la familia también, hemos pasado mucho tiempo y muchísimos momentos juntos", reconoce el propio Mikel Martínez.

Su pasión por el balonmano comenzó a fraguarse de forma conjunta cuando "íbamos de pequeños a ver al Pulpo aquí y al Amenabar en Zarautz, siempre nos gustaba ir y ver el ambiente que se formaba, soñábamos con jugar ahí en unos años". Casualidades de la vida, o no, los tres jugadores recalan en las filas del Pulpo Eskubaloia de Zumaia para iniciar su etapa de formación. En ese momento empieza todo.

"Ni en nuestros sueños pensábamos que podía llegar a ocurrir eso con unos juveniles"

2015, EL AÑO SOÑADO
Kauldi Odriozola, Ander Torriko y Mikel Martínez crecieron a nivel personal y profesional en el Pulpo Eskubaloia, el club de su localidad, en el cual iban a escribir una de las páginas más memorables en la historia del deporte de Zumaia.

Hay que remontarse hasta el año 2015 para rememorar dos hitos en el balonmano base vasco. El primero de ellos llega en enero, en la primera semana del año, concretamente en Castellón. Euskadi se llevaba la medalla de oro en el CESA juvenil masculino tras vencer a la todopoderosa Cataluña de los Dani Dujshebaev, Aleix Gómez y compañía. Compartían vestuario en aquella selección campeona, entre otros, Asier Nieto, Xabat Olaizola, Paulo Ostolaza, Eneko Goenaga, Mikel Zabala y los tres de Zumaia. Pocos años después, varios integrantes de aquel equipo se coronarían campeones de Europa y del mundo junior y subcampeones del mundo en categoría juvenil.

Sin embargo, y como bien dice Mikel Martínez, "lo que más mérito tuvo fue lo que hicimos con Pulpo aquel mayo de 2015". No se equivoca el actual jugador del Amenabar ZKE, ya que lo que se vivió en Zumaia durante estos cinco días se puede catalogar de histórico. Una fase final del Campeonato de España juvenil masculino de clubes, en un Polideportivo Lubaki a reventar -hasta 800 personas, con colas que duraban horas para entrar-, y con un Pulpo Eskubaloia que finalmente sería subcampeón de España.

Una hazaña para un pueblo de 10.000 habitantes que recuerda Mikel Martínez como "algo único, inesperado y precioso; todo Zumaia se volcó con nosotros, llenó el pabellón, ni en nuestros sueños pensábamos que podía llegar a ocurrir eso con unos juveniles". El jugador del Amenabar ZKE añade además que "ese ambiente que se vivió en el pueblo durante esa semana es algo que recordaremos de por vida, nos hicieron sentir como ídolos, sin duda es uno de los mejores momentos de mi vida".


TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A ZUMAIA
Parafraseando el dicho romano, los caminos pueden separarse en mayor o menor medida, pero siempre confluyen en un mismo punto. Tras una temporada magnífica con Pulpo Eskubaloia, Kauldi Odriozola, Ander Torriko y Mikel Martínez reciben la llamada de Alberto Suárez para disputar el Campeonato del Mundo juvenil de Rusia"un premio al trabajo diario en el club y que tuvo la guinda con la plata en la fase final de Zumaia; fue otro momento muy especial, el poder compartir con mis dos compañeros un torneo de este tipo con la selección española".

Poco después, sus trayectorias se iban a separar. Ander Torriko y Mikel Martínez, como se mencionaba anteriormente, fichaban por el vecino Amenabar ZKE; mientras que Kauldi Odriozola jugaría en el Bidasoa Irún, donde continúa a día de hoy. Una temporada más tarde, el Balonmano Benidorm ficharía a Ander Torriko, por lo que dos zumayanos jugarían en la máxima categoría del balonmano español.

"Se hace un poco raro separarse después de estar toda una vida juntos, pero siempre que puedo voy a animar a Kauldi a Irún, con Ander lo tengo más complicado pero siempre sé cómo le va en Benidorm, pero me alegro un montón de que les vaya bien a los dos", explica un Mikel Martínez que asegura que "no perderemos esta relación tan especial que tenemos, siempre que podemos nos juntamos".

"Estamos muchos equipos en pocos puntos y tenemos que ganar los duelos directos"

ZARAUTZ, OBJETIVO PERMANENCIA
El Amenabar ZKE, con un pobre balance de 2 victorias en 9 partidos, se ha complicado la vida en esta campaña en la División de Honor Plata Masculina. Actualmente el conjunto zarauztarra ocupa la decimotercera posición con 14 puntos, empatado a puntos con el Zumosol ARS Palma del Río, equipo que marca el descenso a Primera Nacional. Situación comprometida que Mikel Martínez argumenta por "la igualdad que hay en esta categoría, cualquiera puede ganar a cualquiera y si los de abajo aprietan, te puedes ir al precipicio por una mala dinámica".

El jugador de Zumaia, dentro de dicha igualdad, señala a "Alcobendas, Antequera y Nava como favoritos a luchar por el ascenso, son tres equipos que saben muy bien a lo que juegan y que están inmersos en una buena dinámica, eso es esencial en esta categoría". Por su parte, el Amenabar ZKE debe marcarse como objetivo "la permanencia, estamos muchos equipos en pocos puntos y tenemos que ganar los duelos directos, como el próximo que tenemos ante Bordils".

Fotografía: Luis Epelde