Lucas Moscariello, rock and roll argentino en Aranda

El pivote natural de Lanús, internacional absoluto con Argentina, afronta su segunda temporada en el Villa de Aranda con el objetivo de devolver al equipo burgalés a la máxima categoría del balonmano español
25/01/2018 - 17:45

Séptima entrega de la sección 'Hablando en Plata', la primera de este 2018 en el que la División de Honor Plata Masculina ha regresado con el mismo guion: igualdad, emoción, sorpresas y mucho balonmano. En esta ocasión, viajamos hasta una ciudad en la que el balonmano se vive de forma intensa, famosa también por sus vinos y por el festival Sonorama Ribera, y que esta temporada ha vuelto a vivir la realidad de una categoría muy dura. Hablamos del Villa de Aranda, equipo que después de cinco temporadas saboreando las mieles de la Liga Loterías ASOBAL, consumó su descenso la pasada campaña.

En una temporada algo convulsa, marcado por una primera vuelta irregular que han cerrado a las puertas del descenso, y envueltos en un doble cambio de entrenador -llegó en verano Álvaro Senovilla, sustituido tras su dimisión por Carlos Colmenero-, el conjunto arandino ha conseguido mantener en su plantilla a uno de sus puntales: Lucas Moscariello. El pivote argentino, habitual en las convocatorias de la albiceleste, decidió quedarse a orillas del Duero para ayudar al Villa de Aranda a recuperar su estatus de equipo en la élite.

PERSIGUIENDO SU SUEÑO EN EUROPA
Hace casi cuatro años, nuestro protagonista en el día de hoy decidía hacer las maletas y embarcarse en la aventura europea, siguiendo los pasos de algunos de los referentes en el balonmano de su país, como Eric Gull, Andrés Kogovsek o Diego Simonet. Lo hacía para jugar en el Saint Gratien, de la tercera división de Francia, pero con la misma ilusión que sus compatriotas: "En Argentina el balonmano es amateur, uno casi paga para jugar, y mi idea era dar el salto a Europa una vez acabase mi etapa junior".

Sus buenas actuaciones le valieron un fichaje por el Billère Handball de la segunda división francesa, donde cuajó también una gran temporada. Hace dos veranos, Lucas Moscariello llegaba a Aranda de Duero para jugar la Liga Loterías ASOBAL"un sueño para mí desde pequeño y que por suerte he conseguido".

"Jugar un Mundial y en Francia es algo único y casi irrepetible"

Su trayectoria ascendente no acaba aquí, y es que gracias a su paso por el balonmano europeo, Lucas Moscariello comenzó a entrar en las convocatorias de la selección absoluta argentina. El año pasado, en el Campeonato del Mundo de Francia 2017, el pivote de Lanús disputaba su primer gran campeonato: "era mi objetivo al venirme a Europa, y jugando en Aranda me llegó la posibilidad de ir con la absoluta; por suerte pude vivir algo increíble, jugar un Mundial y en Francia es algo único y casi irrepetible".

TRABAJADOR NATO... EN LA SOMBRA
Lucas Moscariello es un pivote que se caracteriza por aportar tanto en ataque como en defensa, con buena movilidad y juego en dos contra dos, además de aportar agresividad atrás, defendiendo en el dos o en posiciones centrales. El pivote del Villa de Aranda se sonríe ante dicha descripción, pero añade que "soy un trabajador nato, eso es lo importante", y que, ante todo, "aunque no sea muy vistoso, aunque no destaque demasiado, cumplo lo que me pide el entrenador tanto en ataque como en defensa".

Amante de la música y del deporte en general, el jugador argentino reconoce que "me encanta entrenar, ir al gimnasio, y cuando tengo tiempo libre intento viajar; todo ello, siempre acompañado por una buena melodía, y ahí el rock and roll y los Red Hot Chili Peppers no pueden faltar". Lucas Moscariello, además de jugar, intenta proseguir con sus estudios: "Dejé Fisioterapia en Argentina cuando me vine a Europa, pero ahora hago cursos de nutrición deportiva y preparación física que me sirven ahora como deportista y en un futuro laboral".

"Hay que ser cautos y saber dónde estamos; es una categoría muy dura e igualada"

BUSCANDO EL 'TRONO DE PLATA'

El Villa de Aranda no ha comenzado de la forma que quería su primera temporada en División de Honor Plata Masculina tras el periplo de cinco años en la Liga Loterías ASOBAL, sumando tan solo diez puntos en la primera vuelta y estando a tan solo un puesto del descenso, empatado a puntos con el Zumosol ARS Palma del Río, antepenúltimo clasificado. Una situación complicada, pero Lucas Moscariello señala que "de estas cosas se aprende mucho, al igual que del descenso del año pasado; son momentos duros, pero hay que ser fuertes y sobreponerse".

Como fiel seguidor de Juego de Tronos, el pivote argentino buscará, junto al conjunto arandino, el 'trono de Plata'. Tarea complicada pero "no imposible, aquí no se habla del descenso, sino de esforzarnos al máximo para llegar, como mínimo, al play-off de ascenso". Lucas Moscariello añade, sin embargo, que "hay que ser cautos y saber dónde estamos; es una categoría muy dura e igualada, y equipos como Alcobendas, Nava o Antequera están desplegando un gran juego de forma regular".

"El balonmano allí -en Argentina- se practica en patios de escuela, es una pena y siempre lo resalto"

Lucas Moscariello es, por tanto, otro de esos 'locos aventureros' que han buscado en Europa un futuro en el mundo del balonmano pero que, a la vez, no se olvida de sus orígenes y de la situación de su deporte en Argentina"El balonmano allí se practica en patios de escuela, es una pena y siempre lo resalto, no hay herramientas en muchos casos para jugar, y a los niños no les interesa; hay muchas diferencias con el balonmano español, ya no solo a nivel táctico como ya está demostrado Manolo Cadenas, sino a nivel estructural".