Hispanos

Este jueves ha sido un día grande para el balonmano español. Raúl Entrerríos, eterno capitán de los Hispanos, ha recibido, de manos de SS.MM los Reyes de España, el Premio Nacional del Deporte Francisco Fernández Ochoa, en reconocimiento a “una vida entregada, de manera notoria, a la práctica, organización, dirección, promoción y desarrollo del deporte”, tal y como han destacado desde la Casa Real.

España ha conocido ya quiénes serán sus rivales para el clasificatorio del EHF EURO 2026. El sorteo, llevado a cabo en Copenhague, ha situado a Serbia, Italia y Letonia en el camino de los Hispanos hacia el Campeonato de Europa de 2026, que se celebrará conjuntamente en Dinamarca, Suecia y Noruega. El combinado nacional ha quedado encuadrado en el grupo 4.

Jordi Ribera y sus jugadores respiran felicidad. No podía ser menos después de una participación en el Preolímpico donde España ha conseguido ese gran objetivo de clasificarse para los Juegos Olímpicos haciéndolo nada más y nada menos que con pleno de victorias. Por ello, el preparador español no ha podido mostrarse más satisfecho y ha afirmado que está "muy contento con el rendimiento del equipo a lo largo de los tres partidos".

Los Hispanos están en los Juegos Olímpicos de París después de un Preolímpico de Granollers perfecto donde los de Jordi Ribera hicieron un tres de tres en sus duelos frente a Baréin, Eslovenia y Brasil. El partido ante el combinado brasileño fue, sin duda, el que requirió la máxima concentración por parte de España ante una Brasil que plantó batalla hasta el final.

El extremo derecho de los Hispanos, Aleix Gómez, es baja de última hora de cara al compromiso de esta tarde ante Brasil (17:45 h., en directo por Teledeporte) en la tercera y última jornada de la fase clasificatoria para los Juegos Olímpicos de París 2024. 

En menos de 24 horas conoceremos el desenlace de la fase clasificatoria para los Juegos Olímpicos de París 2024 que se está celebrando en España, concretamente en el municipio vallesano de Granollers

Granollers se encuentra encarando una recta final de Preolímpico en el que no sólo ha acogido una cita trascendental para el balonmano. El municipio barcelonés se ha convertido también estos días en el mejor altavoz para una enfermedad minoritaria del neurodesarrollo grave, el síndrome CTNNB1, de la que se contabilizan casos tanto en España como en otro de los países participantes, Eslovenia.